jueves, 29 de diciembre de 2011

Por la fiesta de hoy muchos creyentes abandonaron la fe

Hoy parece ser un día de gracietas, pero a la Iglesia le ha costado varias decepciones de clientes el considerar lo que ocurrió hace más de veinte siglos. Albert Camus decía que no podía creer en un Dios cobarde, que se escapara de rositas dejando que un puñado de niños murieran a su costa, o en su nombre. En uno de sus escritos autobiográficos, André Gidecuenta la escena que vio en un pueblo de Francia. Un chaval lleno de entusiasmo iba corriendo despreocupado detrás de un carro. De repente vio que había una cuerda que colgaba de su costado e intentó subirse para jugar. El caso es que se tropezó, se enredó en la cuerda y se mantuvo durante un trecho largo enganchado a la cuerda boca abajo, con su cabeza rebotando en el suelo todo el trayecto. Cuando el carro paró, aquello no era más que una masa amorfa llena de sangre. Gide juró que no podía creer en un Dios que se quedara impasible ante el dolor y la muerte de los niños.
¿Podemos poner un poco de luz en este dolor desde la óptica cristiana? De una cosa estamos seguros, y es que Dios no es el causante del mal físico ni del mal moral. Dios no se inventó la muerte, ni se entretiene lanzando enfermedades a diestro y siniestro. Su posición no es la de las deidades romanas, que echan mano de dos calderos, el de la ventura y el de la desventura, y derraman al azar su contenido sobre el mundo. Cuando Cristo ve una procesión con una mujer llorando por su hijo, que acaba de morir, él mismo se echa a llorar en tres momentos sucesivos. Cristo no soporta el sufrimiento, ve dolor y cura, donde hay lepra regenera… Por eso, ni siquiera entiende que acaben con él, “Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?”, “si he dicho algo mal, ¿por qué me pegas?”, “Padre, perdónalos, no saben lo que hacen”. Su actitud es de permanente desconcierto porque es la Inocencia absoluta. No sabe del mal, no entiende cómo deletrearlo.
Pero como el mal físico es un misterio del que no podemos escaparnos (nadie pasa por un campo de muertos con una rosa en la mano), Dios con su Encarnación nos ofrece la única manera de llevarlo adelante sin hundirnos: con Él. Como la otra opción es la desesperación, Cristo dice, “yo cogí la cruz, vente”. Por eso, más que escaparse de Herodes, Cristo retrasa su propio martirio de Inocente para que sepamos que con Él es posible sobrellevar el dolor de una manera bien distinta a la desesperación. Los inocentes de hoy nos recuerdan a los niños que mueren pronto, a los bebitos, a los abortos, a los que no les ha dado tiempo de pronunciar la primera risa y sin embargo están pegados misteriosísimamente a Dios.
¿Y por qué a veces unos se curan y otros no?, ¿por qué en ocasiones Dios parece dejar en suspenso las leyes naturales para librar a una persona de su cáncer y otras veces no? Pues no tenemos ni idea. Pero en inducción temeraria, Dios parece actuar directamente para producir más fe, “¿crees que puedo hacerlo?”, “ve, tu fe te ha curado”. Es como si no hubiera venido a la tierra a hacer las veces de hada madrina que todo lo cura, haciendo brillar sus hechizos por donde pasa. Sólo quiere que el hombre se dé cuenta de que él es su razón de vida.
Javier Alonso Sandoica

miércoles, 28 de diciembre de 2011

HERODES MANDÓ MATAR A TODOS LOS NIÑOS EN BELÉN

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo:

-«Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo". 

José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta.

«Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto.»

Al verse burlado por los magos, Herodes montó en cólera y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo, en Belén y sus alrededores, calculando el tiempo por lo que había averiguado de los magos.

Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías:

«Un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos, y no quiere que la consuelen, porque ya no viven.»

martes, 20 de diciembre de 2011

Operación Kilo: colaboración co banco de alimentos de Caritas

Estimados amigos:

Dende maña martes 20 de decembro ata este venres día 23, dende ARCOS
Tilos e Club S. Francisco Teo, queremos colaborar co Banco de Alimentos
de Cáritas. Por iso podedes colaborar traendo un kilo de alimentos non
perecedeiro, e depositalo nunha caixa que temos colocada xunto a
entrada de teatro.

Moitas gracias pola vosda colaboración.

Un saúdo:

Equipo de ARCOS Tilos e Club S.Francisco TEO
--
ASOCIACIÓN RECREATIVA E CULTURAL OS TILOS
Rúa Ameneiro Núm.8 (Baixos Parroquiais)
15894 Os Tilos - Teo
Tfno./Fax : 981 819 501
Móbil: 671 138 637
Web: www.arcostilos.org

viernes, 16 de diciembre de 2011

VEN

Pai, axúdanos a estar sempre en garda coa esperanza posta en Ti e en Xesús, o teu Fillo.

Que, esperando a súa chegada, traballemos con fidelidade en pro dos que máis o precisan.

Que non nos falte a coraxe e a ilusión de María para que, imitando a súa sinxeleza, sexamos portadores de consolo e de cariño a tantos homes e mulleres que se encontran solos e desamparados.

¡VEN, SEÑOR XESÚS! 

jueves, 15 de diciembre de 2011

TEMPO DE ADVENTO

Ata o día de Nadal temas por diante un tempo especial de preparación.

Se queremos vivir un Nadal distinto do que nos presenta a sociedade actual, debemos deixamos levar pala liturxia das celebracións semanais para que todos os días esteamos especialmente motivados para ir adiantando por un camiño de conversión e austeridade.

Se queremos que realmente naza Xesús en nós debemos abrir o noso corazón a unha fraternidade sen condicións e sentir a proximidade do que sofre.

Se aspiramos a unhas Festas de Nadal alegres e moi familiares actuemos coma persoas de boa vontade, para que haxa sempre paz entre nós. 

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Pastoral Santiago: Agenda PASTORAL


Pastoral Santiago: Agenda PASTORAL

EN TEMPO DE CRISE REZAMOS EN BELÉN

Cansos, moi cansos, chegamos a Belén. O camiño foi duro e perigoso. Pasamos por terras difíciles. Todas sufrían os efectos da insolidariedade. Por todas partes oíanse críticas e queixas, cunha mesma frase: "estamos en crise". Pero tamén se escoitaban anuncios de superación e de cambio. Non somos Reis Magos. Somos un grupo de dez persoas feridas pola crise:

Aquí está un mozo no paro. Ofréceche, Xesús, as súas mans atadas.

Aquí un pobre famento. Ofréceche, Xesús, o seu baleiro e a súa miseria.

Aquí un home endebedado. Ofréceche, Xesús, as súas débedas.

Aquí unha muller enganada. Ofréceche, Xesús, a súa impotencia e a súa vergoña.

Aquí un profeta cansado. Ofréceche, Xesús, as súas loitas e esperanzas.

Aquí un político desbordado. Ofréceche, Xesús, o seu desengano.

Aquí unha moza desilusionada. Ofréceche, Xesús, os seus soños rotos.

Aquí un ancián abandonado. Ofréceche, Xesús, a súa soidade.

Aquí un enfermo desatendido. Ofréceche, Xesús, os seus sufrimentos.

Eu preséntome como un cidadán. Ofrézoche, Xesús, as insatisfaccións e soños do pobo.

Viñemos ata aquí, Xesús, porque cremos en ti. Sabemos que es o Deus que ama o noso mundo. E se ti, Deus neno, nos amas, estamos salvados. Ti es a Salvación e o Camiño para salvarnos.

domingo, 11 de diciembre de 2011

UN NOVO ANO CRISTIÁN, UNHA NOVA OPORTUNIDADE

Comezamos un novo ano, un aninovo que se nos presenta invitándonos á esperanza, non unha esperanza de brazos cruzados senón unha esperanza activa. Somos invitados a facer un mundo distinto, preocupados por unha sociedade máis xusta, na que desaparezan as fronteiras do egoísmo, de querer ser máis ca o outro.

Sempre que aparece un problema social intentamos buscar o responsable ou aquela capaz de solucionalo; nunca pensamos en que moitas pequenas axudas, entre as que se encontran a túa e a miña, son capaces de quitar o obstáculo máis grande. Que hai odio, debo pensar que podo facer para que desapareza; que hai guerras, vou a sementar paz; que hai fame, vou a compartir co que non ten. A nosa obriga ante calquera inxustiza consiste en denunciala e logo sementar solucións.

A actitude máis propia do Advento é a de estar vixiantes, estar atentos á Boa Nova que un ano máis nos chega na figura dun Neno. En algo tan indefenso e dependente como un neno preséntasenos a nova oportunidade de facer un mundo novo. Nesa imaxe tan especial preséntasenos Deus en forma humana.

Unha maneira de esperalo pode ser en preparar o noso corazón facendo máis sensible á acollida. ¿Aparecerá Xesús en formal de neno, en forma de ancián, de enfermo, de parado, de algún familiar ou veciño coque no me trato? Unha cousa é segura, que o Señor nacerá con figura humana. Preparemos o Belén do noso corazón. 

¡Aproveitemos esta nova oportunidade!

domingo, 27 de noviembre de 2011

¿UNHA SOCIEDADE MÁIS HUMANA É POSIBLE?

Segundo os datos que nos chegan, o día 31 de Outubro, chegamos a unha cifra record de sete mil millóns de habitantes no mundo. Por outra banda, o mesmo día 31, lía nun libriño o seguinte: “Ás inmensas posibilidades da ciencia e da técnica conseguen aliviar os sufrimentos, suprimir a fame, nunha familia humana que medra en proporcións endexamais coñecidas.

Estes grandes medios non bastan, por indispensables que resulten:se un bo día, nos espertaramos en sociedades funcionais, altamente tecnificadas, pero nas que se apagara a confianza da fe, a intelixencia do corazón, unha sede de reconciliación, ¿cal sería o futuro da familia humana?”.

Son cifras e constatacións que teñen que facernos pensar. É esta unha realidade que temos moi pretiño de nós. Si tivésemos que elixir, por qué sociedade optariamos: unha sociedade sen internet, sen teléfonos móbiles, sen coches, etc., ou unha sociedade sen unha escala de valores?

Creo que se pode vivir nunha sociedade na que a técnica e a ciencia estea ao servizo dunha humanidade solidaria, xusta, necesitada,sen traballo, enferma, etc.

Se pensamos que só os nosos gobernantes o van a facer así seguiremos esperando e non veremos cumpridos os nosos desexos.Se ti e máis eu, se todos empezamos a facelo realidade, pouco apouco conseguiremos que a sociedade sexa máis humana.

Xa dariamos un paso importante se madurásemos nesta reflexión e pouco a pouco a fixeramos realidade.

Empecemos.

martes, 22 de noviembre de 2011

CURAR HERIDAS DE HOY HECHAS EN EL AYER

Esas heridas que la vida nos va dejando por el trato con los demás y con no pocas cosas desordenadas, que molestan y hacen incómodas determinadas relaciones y soledades, y que plantean realmente unos interrogantes muy profundos al hombre. Son del pasado casi tanto como del presente, y deshacerse de ellas no resulta nada fácil. Como todo lo que no es hermoso, ni bello, ni agradable, ni placentero, ni bueno, ni estupendo, ni vivificante, ni vital, ni…  tendemos a dejarlo ahí, en el rincón oscuro del pensamiento, hasta que vengan días mejores o se pase por sí mismo. Lo cual, dicho sea de paso, es casi de lo peor. Porque las heridas se infectan y contagian partes sanas, porque las heridas se pueden llegar a extender, porque molestar en cada paso del camino, y aunque nos acostumbremos a su dolor no sentiremos la libertad que Dios nos ha regalado para hacer nuestro viaje de otra manera. Nada hay herido que pueda pasarnos desapercibido, nada de esto se puede controlar tanto como para dejar que forme parte del pasado sin seguir hiriéndonos (e hiriendo a otros) en nuestro presente.
La herida no se muestra como herida la mayor parte de las veces. Está. Con eso es muchas veces suficiente. Y otras da la vuelta para seguir llamando la atención, para que no la olvides. ¡Es el principio! ¡Maravilloso principio! ¡Qué bien hechos estamos! Que siga doliendo es la mejor forma de llamarnos para que prestemos atención y las curemos. Una herida que no duele es de lo más peligroso, y un dolor que no sé de dónde viene es muy inquietante. Podemos saber que está ahí, y reconocerlo. Quizá todavía no encontremos la medicina más adecuada y mejor, y con ello ya tenemos mucho más de lo que creemos.
Posibles heridas, para un primer chequeo:
  1. Personas que me han maltratado. No sólo físicamente, también de otras maneras. Porque no han visto en mí nada, y así se han comportado, desde la ignorancia. Que han despreciado mi humanidad y mis capacidades y me han colocado en un rincón. O aquellas que han ejercido sobre mí su violencia, probablemente también porque ellas estaban heridas. Violencia verbal, por superioridad, dejando en ridículo lo que soy, sea en privado o sea en público. Personas que han dañado mi historia, cuya presencia y mal hecho es irreparable. Y no sólo por violencia y un daño muy visible, también son heridas provocadas por personas con sus ideas e ideales, o con sus carencias de sueños y aspiraciones, o con sus manías y repeticiones, o con sus sentimientos. Personas que también me han contagiado una manera de ver la vida y de verme a mí mismo, que me han dejado sin esperanza, sin amar, que han roto mi inocencia y ganas de vivir. El peor de los daños, se me antoja ahora, es el de aquel que parecía que era bueno, que era amigo y familiar, y que he descubierto que se aprovechaba de mí, que imponía sus reglas sin sentido alguno, que daba una cara falsa con la que consiguió engañar durante un tiempo. La herida fue en el tiempo de la mentira, pero descubrir su verdadero rostro por encima de las apariencias es la posibilidad abierta a plantearme que puedo alejarme de su lado. Queda pendiente curar el daño hecho, reparar, si es posible, la confianza para otra segunda vuelta. Pero nunca, bajo ningún concepto, podrá volver a ser lo mismo ni parecido.
  2. Cosas que se han adueñado de mí. Y me hacen jugar en el mundo atado, caminar con demasiado peso, ligado siempre a ellas. Cosas que son más que vicios, sin las que creo que no puedo vivir, y sin las que despliego mis inseguridades y miedos. Cosas detrás de las que me escondo, y, como si se tratara de la película de “La máscara”, terminan haciendo de mi vida una esclavitud, acaban viviendo mi propia vida. Las cosas tienen esa triste capacidad de atraparme entre ellas cuando no sé para qué las uso ni a dónde voy, cuando son simple necesidad por necesidad. Necesidad social, necesidad del momento, necesidad de mi mundo y de mi ambiente.
  3. Acontecimientos dolorosos. Lo que sucede en mi vida, sucede. Y no puedo controlarlo. La mayor parte de situaciones de la vida son indominables e incalculables. Ocurren, sin más. Y algunas veces me toca ser testigo en la vida de otros; otras me veo más implicado porque son personas cercanas, y todo va dejando su huella; y unas y otras se suman a las que a mí mismo me pasan. Y en la vida están sucediéndose continuamente, y en cadena, una serie de acontecimientos que me van balanceando. Cuando todo es a favor, o parece que el viento sopla en esa dirección, no se nota tanto. Cuando toca remar contracorriente, esperando frente a la deseperanza, soportar el azote de lo que no comprendo, ya es más patente. Sin embargo, tendríamos que decir que la mayor parte de las veces lo malo se convierte en malo porque así lo he decidido yo directamente. Porque “aquello que sucede” está esperando que yo le dé un sentido que no puedo encontrarle, o que aguarda de mí una palabra para integrarlo en una historia que no comprendo excesivamente. Ése acontecimiento quedará por tanto anquilosado. Y para unos esto puede ser haber sacado un 8 en una asignatura siendo alumno de 10, y para otros puede ser la muerte de un familiar cercano, o un cambio en el rumbo de su biografía, o la presencia de alguien que no acoge con esperanza, o una palabra mal dicha por alguien sinsentido, o un rechazo amoroso, o un rechazo personal de uno hacia sí mismo. Todo está esperando que yo pueda “decir sobre ello”, ponerle palabra para “controlarlo y dominarlo”, para “ubicarlo en una historia más grande” donde las cosas se van conectando entre si.
  4. El mal que me hago a mí mismo. Porque quererse bien es una tarea que se aprende con los años, y en los muchos años de sabiduría. Hay quien se quiere al modo como otros le quieren, y por tanto su vida se convierte en un ir y venir de una demanda a otra, viviendo al estilo de lo que los demás piden. Hay quienes por el contrario creen que amarse es no escuchar nada diferente a lo que ellos quieren oír, y en nuestra sociedad esto va de la mano del placer por el placer, de la comodidad incluso sin conocer el esfuerzo o el cansancio, sin la pasión de sentir que se puede perder algo grande. Hay quienes han hecho de su amor una moneda de cambio por amor de otros, o por cosas, y van por la calle mendigando que alguien les quiera para entregarles su corazón y quedarse prendado de ellos. Los hay también, y siento decirlos, aquellos que rechazan el amor, y han abrazado como forma de vida el odio, el desprecio de los demás, el critiqueo martilleante, el pesimismo sobre el hombre llegado al extremo de no confiar. Y también hay quien se conforma con el amor del amigo, del amigo siempre bueno que no puede equivocarse, haciendo de su amor una exigencia y una permanente forma de mendicidad. Y a esto le llaman quererse bien, quererse a uno mismo. Y la rebaja más grande del amor a uno mismo es aquella que se esconde entre las cosas, las ropas, el tener, el poder o el valer.
Muchas más cosas, sin duda, que no están contempladas aquí, provocan heridas en nuestra humanidad. Y suscitan muchos deseos, muchos vínculos y ligazones poco sanos. Quizá algunas de ellas podamos ocultarlas durante un tiempo, pero saldrán a medida que nuestra capacidad de resistencia merme, y en esto la vida es una excelente maestra. No deja nada al amparo del olvido. Otro día, puede que esta noche, le doy la segunda vuelta al artículo para ofrecer también un camino posible. Adelanto que no hay nada mejor para curar algo que reconocerse herido, y atender a quien sí puede curar, sanar, salvar.

José Fernando Escolapio

miércoles, 16 de noviembre de 2011

LOS DOS BURRITOS

Érase una vez una madre - así comienza esta historia encontrada en un viejo libro de vida de monjes, y escrita en los primeros siglos de la Iglesia -. Erase una vez una madre - digo - que estaba muy apesadumbrada, porque sus dos hijos se habían desviado del camino en que ella los había educado. Mal aconsejados por sus maestros de retórica, habían abandonado la fe católica adhiriéndose a la herejía, y además se estaban entregando a un vida licenciosa desbarrancándose cada día más por la pendiente del vicio.

Y bien. Esta madre fue un día a desahogar su congoja con un santo eremita que vivía en el desierto de la Tebaida. Era este un santo monje, de los de antes, que se había ido al desierto a fin de estar en la presencia de Dios purificando su corazón con el ayuno y la oración. A él acudían cuantos se sentían atormentados por la vida o los demonios difíciles de expulsar.

Fue así que esta madre de nuestra historia se encontró con el santo monje en su ermita, y le abrió el corazón contándole toda su congoja. Su esposo había muerto cuando sus hijos eran aún pequeños, y ella había tenido que dedicar toda la vida a su cuidado. Había puesto todo su empeño en recordarles permanentemente la figura del padre ausente, a fin de que los pequeños tuvieran una imagen que imitar y una motivación para seguir su ejemplo. Pero , hete aquí, que ahora, ya adolescentes, se habían dejado influir por las doctrinas de maestros que no seguían el buen camino y enseñaban a no seguirlo. Y ella sentía que todo el esfuerzo de su vida se estaba inutilizando. ¿Qué hacer? Retirar a sus hijos de la escuela, era exponerlos a que suspendidos sus estudios, terminaran por sumergirse aún más en los vicios por dedicarse al ocio y vagancia del teatro al circo.

Lo peor de la situación era que ella misma ya no sabía qué actitud tomar respecto a sus convicciones religiosas y personales. Porque si éstas no habían servido para mantener a sus propios hijos en la buena senda, quizá fueran indicio de que estaba equivocada también ella. En fin, al dolor se sumaba la dura y el desconcierto no sabiendo qué sentido podría tener ya el continuar siendo fiel al recuerdo de su esposo difunto.

Todo esto y muchas otras cosas contó la mujer al santo eremita, que la escuchó en silencio y con cariño. Cuando terminó su exposición, el monje continuó en silencio mirándola. Finalmente se levantó de su asiento y la invitó a que juntos se acercaran a la ventana. Daba esta hacia la falda de la colina donde solamente se veía un arbusto, y atada a su tronco una burra con sus dos burritos mellizos.

-¿Qué ves? - le preguntó a la mujer quien respondió:

-Veo una burra atada al tronco del arbusto y a sus dos burritos que retozan a su alrededor sueltos. A veces vienen y maman un poquito, y luego se alejan corriendo por detrás de la colina donde parecen perderse, para aparecer enseguida cerca de su burra madre. Y esto lo han venido haciendo desde que llegué aquí. Los miraba sin ver mientras te hablaba.

-Has visto bien - le respondió el ermitaño-. Aprende de la burra. Ella permanece atada y tranquila. Deja que sus burritos retocen y se vayan. Pero su presencia allí es un continuo punto de referencia para ellos, que permanentemente retornan a su lado. Si ella se desatara para querer seguirlos, probablemente se perderían los tres en el desierto. Tu fidelidad es el mejor método para que tus hijos puedan reencontrar el buen camino cuando se den cuenta de que están extraviados.

Sé fiel y conservarás tu paz, aun en la soledad y el dolor. Diciendo esto la bendijo, y la mujer retornó a su casa con la paz en su corazón adolorido.



Mamerto Henapace, "Cuentos al amanecer"

lunes, 7 de noviembre de 2011

A PALABRA DE DEUS E A COMUNIDADE PARROQUIAL


Un ano máis preséntasenos un reto persoal e comunitario: Vivir a experiencia da fe, como crentes, sendo testemuñas da fe que profesamos e luz de Xesús na comunidade na que vivimos e da que formamos parte. Toda esta experiencia non será posible facela vida se non nos alimentamos na Palabra de Deus, nos sacramentos, e se non a vivimos en comunidade. Teño que aclarar que unha cousa é chamarse crente e vivir esta fe illada- mente, e outra ben distinta é vivir esta fe na comunidade da Igrexa.

Este ano, o pasado 17 de Setembro, fomos invitados polo Sr. Arcebispo a participar na Asemblea diocesana, centrada na Palabra de Deus como fonte de vida: "Señor, Ti tés palabras de vida eterna".

Somos conscientes de que a crise de valores que estamos a vivir e a sufrir non se dá porque as persoas sexamos malas ou peores que noutros tempos. Tamén, como cristiáns, temos que ser conscientes de que non sairemos desta crise se non recuperamos a escala de valores xurdida de Deus e manifestada na súa Palabra e en Xesucristo.

Por todo isto dedicaremos este próximo trienio á Palabra de Deus, como motor da nosa Pastoral diocesana e parroquial:
  • A Palabra de Deus anunciada (2011-2012): A Igrexa convocada pola Palabra.
  • A Palabra de Deus celebrada (2012-2013): A Igrexa congregada pola Eucaristía.
  • A Palabra de Deus testemuñada (2013-2014)A Igrexa conducida ó testemuño e a caridade.

A Palabra e a Igrexa, a Igrexa e a Palabra é un binomio inseparable. A nosa parroquia, comunidade eclesial, debe beber desta fonte para des- cubrir a importancia der ser testemuño humilde pero vivo na sociedade. 

Unha aperta. ¡Necesítovos!

Benjamín

miércoles, 12 de octubre de 2011

ORACIÓN


“Familia que reza unida permanece unida”. La oración es por tanto un ingrediente que solidifica y sostiene la unida de la pareja y de la familia.

Hay muchas formas de orar y de hacer de la vida una oración misma. La oración no remplaza la vida sino que es la toma de conciencia profunda del paso de Dios por nuestras vidas. Por eso, es la forma como una pareja puedeconectarse con la gracia sacramental para que, al contemplar desde Dios el proceso de su amor, puedan:
  • agradecer los dones con los cuales han sido bendecidos,
  • contemplar  las maravillas divinas en los sentimientos que los une, en el perdón que han podido darse, en la pasión que aún se profesan o en el rostro encantador de los hijos que Dios les ha encargado amar, cuidar y formar.
  • suplicar su asistencia para aprender con Su amor a manejar los retos que la convivencia y las dificultades de la vida les presenten.
La Santísima Virgen es una excelente madrina en asuntos del corazón y por eso puede ser su intercesora favorita para presentar sus oraciones al Padre. También santos como Tomás Moro y tantos otros esposos y esposas que realizaron gozosos su camino de santidad en la defensa y vivencia del matrimonio, pueden unirse también a su lista de intercesores.

Lo ideal es que cada pareja, así como construye una forma de vivir y un lenguaje corporal o gestos propios para expresarse el amor, también construya poco a poco, su lenguaje espiritual en común. Algunas personas son muy tímidas o reservadas para compartir esta dimensión de su vida íntima. Pero de pronto, una tomada de manos durante la elevación de la Eucaristía, o el rezo del Padre Nuestro sea una forma de participar en su vida espiritual. Quien sea más expresivo puede ser quien encabece la oración antes de comer o antes de acostarse, o antes de comenzar un viaje o un aconteciendo. Esto irá creando rutinas e irá facilitando la espontaneidad espiritual de los otros miembros de la familia o de la pareja.

Lo importante es por tanto no perder oportunidad para celebrar e invocar con palabras o gestos el don divino del amor. Para amar hemos nacido, por tanto la oración por el amor debe ser la gimnasia espiritual que, ya sea en pareja o individualmente, debe mantenernos en el camino.

Dora Tobar
Oración - Matrimonio Catolico - Por Tu Matrimonio

jueves, 15 de septiembre de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 10

10. El domingo, signo esencial de identidad cristiana. 

La asamblea dominical es para muchos creyentes de hoy el único contacto con el Evangelio, la única oxigenación, el único alimento para su fe. En definitiva, el domingo trata de asegurar tus "mínimos vitales". 

Por otra parte, con la presión ambiental en contra, la participación consciente ena reunión dominical llega a ser hoy un signo de identidad y de adhesión a la comunidad cristiana, mucho más que en épocas pasadas. 

miércoles, 14 de septiembre de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 9

9. a de esperanza, de soñar un domingo nuevo y definitivo. 

La eucaristía dominical supone hacer la experiencia gozosa de vivir un tiempo humano que se ilumina a la luz del Resucitado. 

En el disfrute de la naturaleza, compañera y amiga del ser humano, que canta con su prodigalidad y belleza la gloria de Dios. 

En comunión solidaria con nuestros seres queridos, difuntos, a los que confesamos vivos en el silencio de Dios. La eucaristía dominical debe promover en nosotros esta fraternidad con los vivos y los difuntos. 

martes, 13 de septiembre de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 8

8. Día de la misión al mundo.

El domingo, pascua semanal, renueva cada ocho días el misterio de Pentecostés. 

Tú, creyente, eres enviado por el Espíritu para ser testigo y sacramento de la ternura de Dios en este mundo. Recuerda el dicho: "Si no dais testimonio de mí, yo no existo". 

Y al mismo tiempo, eres invitado a renunciar a tantos "dioses de paisano", falsos absolutos que exigen sometimiento y reciben adoración de, nuestros contemporáneos.

lunes, 5 de septiembre de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 7

7. Día de los hermanos más necesitados. 

El testimonio más antiguo acerca del domingo nos habla de la colecta por los más pobres (1 Co 16,1-2), esto es, de la "liturgia del prójimo". "Tenían todos un mismo corazón y una sola alma" (Hechos 4,32). 

Pero la unión fraterna no puede terminar ahí, en la cordialidad mutua hacia dentro. ¡Creyente! Necesitas aprender a ser solidario: de los pobres, de los hambrientos, de los que son "últimos" en esta sociedad, cargada de cinismo e insolidaridad. 

domingo, 4 de septiembre de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 6

6. Día de la eucaristía, que significa acción de gracias. 

José Teófilo de Jesus - Jesus institui a Eucaristia
José Teófilo de Jesus [Public domain], via Wikimedia Commons
El domingo no es tanto el día que nosotros dedicamos al Señor, sino más bien el que nos regala el Señor, para que tomemos conciencia de su presencia entre nosotros.

Aceptar esa cita es asunto de cortesía y de amistad. El cristiano es, ante todo, un ser agradecido con Dios, por el don de la vida y también por el don de la fe. 

En consecuencia, debes aprender en el día a día a vivir la gratuidad. Tu vida será entonces, como la de Cristo: entrega por los demás. 

sábado, 3 de septiembre de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 5


5. Día de reconciliación fraternal. 

En nuestra reunión dominical proclamamos el amor mutuo, nos damos la mano, nos concedemos mutuamente la paz, nos otorgamos el perdón. 

Esta sociedad herida, llena de cicatrices, tiene necesidad de lugares y momentos terapéuticos. Y sobre todo de seres verdaderamente humanos. 

Recuerda el dicho: "Hay personas cuya sola presencia es como una absolución". Pero esta calidad de corazón la vas adquiriendo y reforzando en la asamblea dominical. 

viernes, 2 de septiembre de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 4


4. Día de alimentarte con la Palabra de Dios. 
En medio de tu vida diaria y de tantas palabras que vas oyendo, necesitas escuchar de nuevo las parábolas y enseñanzas de Jesús, los consejos siempre actuaies de san Pablo. Necesitas constantemente, al menos una vez cada semana, ser interpelado y cuestionado por la palabra de Dios. Esa palabra debe llegar a tocar tu corazón y hacerla arder, como aconteció con los discípulos de Emaús. 

jueves, 1 de septiembre de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 3


3. Día de actualizar la iniciación cristiana. 
Estás bautizado, ciertamente. Pero, la iniciación cristiana es un proceso siempre inacabado; llegar a ser cristiano es tarea para toda una vida. De hecho, ¿no te sientes subdesarrollado en tu fe? Pues bien, la eucaristía dominical es el hogar por excelencia donde se transmiten y cultivan los valores fundamentales del existir cristiano.

miércoles, 31 de agosto de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 2

2. Día de reunirnos en asamblea. 
Lo contrario de un cristiano es un ser individualista, que pretende mantener un hilo directo, a solas con Dios. La fe en el Dios de Jesucristo, crea comunidad. Tú, creyente, no puedes vivir tu fe como en una isla: tienes que reunirte con otros creyentes en domingo. Recuerda el dicho: "El cristiano es una luz que se enciende en otra luz".

martes, 30 de agosto de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 1

He aquí, en un decálogo, los valores fundamentales que el domingo encierra para un cristiano:


1. Día de la resurrección de Cristo. El paso del tiempo va degradando nuestra memoria; muchos recuerdos antes vivos y estimulantes, empalidecen gradualmente. De esta inmensa "capacidad de olvido", congénita al ser humano, surge la necesidad de renovar incesantemente el recuerdo; de alimentarlo y actualizarlo. "Acuérdate de Jesucristo resucitado de entre los muertos" decía san Pablo a su discípulo Timoteo (2Tm 2,8). Y, precisamente, la eucaristía dominical nos hace recordar esa dimensión más honda de la realidad, que la fe nos ha hecho descubrir: la resurrección de Cristo, primicia de los creyentes', sentido de nuestra vida, fundamento de nuestra esperanza. 

lunes, 29 de agosto de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué?

Nos relatan las Actas de los Mártires que en Abitinia, una población
de la actual Túnez, fueron arrestados 31 hombres y 18 mujeres por
reunión ilegal. El 12 de febrero del año 304, comparecen ante el pro-
http://www.flickr.com/photos/26897070@N05/3915511610/
De "El Santo De Cada Día", Edelvives, 1960; cortesía de Medelen
cónsul de Cartago. Acusados de haber incumplido los edictos imperiales, el presbítero Saturnino responde: "Hemos celebrado el día del Señor, porque esa celebración no puede interrumpirse". El lector
Emérito, en cuya casa se reunía la comunidad, confirma esa declaración: "Sí, en mi casa hemos celebrado el día del Señor. No podemos vivir sin celebrar el día del Señor". Una joven, llamada Victoria, declara también con valentía: "Es cierto; yo también asistí a la reunión,
porque soy cristiana".

"No podemos vivir sin celebrar el día del Señor". He aquí una afirmación programática de los llamados, con toda razón, "mártires del domingo". En esa perspectiva, la celebración dominical aparece, no como un precepto exterior, sino como una convicción interior; o mejor, como una profunda necesidad vital. El peligro que implicaba en
aquella época de persecuciones la participación en la asamblea, no
es considerado motivo suficiente para abstenerse de ella. La asam-
blea dominical es, sin duda, el hogar donde se alimenta y se forja el
coraje cristiano de los mártires en estos primeros siglos.

Sería interesante conocer la opinión de Emérito y sus compañeros
sobre nuestras supuestas dificultades para acudir a la reunión do-
minical.

martes, 9 de agosto de 2011

GISELA Y JOSÉ


 Un buen día José se encontró con un amigo que vivía en el extranjero y que le “abrió los ojos sobre las oportunidades que podría tener con sus habilidades”. El gusanito de la posibilidad le estuvo rondando y rondando por días hasta que decidió averiguar con las autoridades del pueblo qué tendría que hacer para emigrar. Cuando sólo necesitaba echar a andar la petición de migración para él y para Gisela, decidió hablar con Gisela. 

Pero la propuesta dejó a Gisela totalmente turbada.  Lo difícil no era sólo migrar fuera de su país sino dejar a los hijos al cuidado de sus padres, cuando ellos más la necesitaban . Por otra parte, dejar que José migrara solo significaba desbaratar la unión matrimonial y exponerla a todo tipo de tentaciones. Nunca se le había ocurrido que “tuvieran” que migrar y cuanto más lo pensaba menos “quería” hacerlo. La situación se fue haciendo cada día más tensa en el hogar: José seguía insistiendo y Gisela se negaba. Cada uno de ellos estaba en “una esquina del cuadrilátero” con suficientes argumentos para no ceder ante los deseos del otro. Cuando ya estaban que “estallaban” por todo decidieron consultar con el párroco de la iglesia.

Después de sugerirles que invocaran juntos la asistencia del Espíritu Santo, el párroco les dio tres tareas a hacer: 1º. Cada uno debía escribir en un papel los pros y los contras que según él, o ella,  tendría el emigrar; 2º. Terminadas las columnas, debían sentarse y discutirlas hasta que ambos alcanzasen un acuerdo que fuera lo mejor para la familia 3º. El párroco les sugirió que una vez alcanzada una decisión la pusieran a consideración de sus familiares más cercanos.

José y Gisela estuvieron en el proceso de “ponerse de acuerdo” por más de tres días. Al final, en lugar de conversar con sus parientes se fueron a la iglesia a darle gracias al Párroco. No sólo porque les había enseñado la importancia y el modo para ponerse de acuerdo sino, sobre todo, porque les había recordado la presencia de la gracia de Dios en su matrimonio y les había enseñado cómo usarla.

domingo, 7 de agosto de 2011

MÁNDAME IR HACIA TI ANDANDO SOBRE EL AGUA

Después que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente.

Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar.
Llegada la noche, estaba allí solo.
Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario.

De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma.
Jesús les dijo en seguida:
-«¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!»
Pedro le contestó:
-«Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua.»
Él le dijo:
-«Ven.»
Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a 
Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: -«Señor, sálvame.» En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: -«¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?»

En cuanto subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: -«Realmente eres Hijo de Dios.»

Cardenal Cañizares: Es recomendable comulgar en la boca y de rodillas

"Es sencillamente saber que estamos delante de Dios mismo y que Él vino a nosotros y que nosotros no lo merecemos", afirmó.

El Purpurado dijo también que comulgar de esta forma "es la señal de adoración que es necesario recuperar. Yo creo que es necesario para toda la Iglesia que la comunión se haga de rodillas".

"De hecho –añadió– si se comulga de pie, hay que hacer genuflexión, o hacer una inclinación profunda, cosa que no se hace".

El Prefecto vaticano dijo además que "si trivializamos la comunión, trivializamos todo, y no podemos perder un momento tan importante como es comulgar, como es reconocer la presencia real de Cristo allí presente, del Dios que es amor de los amores como cantamos en una canción española".


lunes, 1 de agosto de 2011

COMIERON TODOS HASTA QUEDAR SATISFECHOS

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos.

Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle:

-«Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.»

Jesús les replicó:

-«No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.»

Ellos le replicaron:

-«Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.»

Les dijo:

-«Traédmelos.»

Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

viernes, 1 de julio de 2011

La eucaristía dominical: ¿por qué? Razón 3


3. Día de actualizar la iniciación cristiana. 
Estás bautizado, ciertamente. Pero, la iniciación cristiana es un proceso siempre inacabado; llegar a ser cristiano es tarea para toda una vida. De hecho, ¿no te sientes subdesarrollado en tu fe? Pues bien, la eucaristía dominical es el hogar por excelencia donde se transmiten y cultivan los valores fundamentales del existir cristiano.

jueves, 30 de junio de 2011

MES DE SAN XOAN

Cando se acerca o mes de Xuño son moitos os sentimentos que xorden en nós: para os estudantes é o momento cumio do curso; para as familias, coa chegada do verán, reláxanse un pouco máis as costumes: saídas, praia, sendeirismo, excursións, festas e celebracións familiares, etc., parece como se co aumento de horas diurnas quixeramos disfrutar máis do tempo de lecer.

Este ano, ademais, no mes de San Xoán, e dada a celebración tan tardía da festa de Pascua (24 de Abril), as festas posteriores celé- branse todas en Xuño: a Ascensión do Señor (día 5), a solemnidade de Pentecoste (día 12), a Stma. Trindade (día 19) e a solemnidade de Corpus Christi (día 26). Todas estas festas cristiás, ademais da súa propia mensaxe, sempre van acompañadas de celebracións sacramentais, ademais da eucarística: confirmacións e primeiras comuñóns, amén de festas en moitas das nosas parroquias.

¿Por que non aproveitar todas esta circunstancias para medrar en valores humanos e cristiáns? Hoxe que tanto falamos e notamos a falta de valores, debemos aproveitar tódolos acontecementos propicios para encontrarnos con nós mesmos, para medrar como persoas e persoas solidarias, para madurar como persoas cristiás. O mes de Xuño preséntanos ocasións favorables para todo isto. En resumo: Ó remate do curso toca avaliarnos e programarnos de cara ao verán e ao novo curso.

Recordemos, ¡Deus non colle vacacións! 

martes, 14 de junio de 2011

A PALABRA

No mes de xuño temos moitas celebracións moi solemnes, aínda dentro do tempo pascual.

Algunhas teñen un significado especial dentro da nosa parroquia xa que celebraremos as Confirmacións dalgúns mozos e a Primeira Comuñón de moitos nenos.

Con todo, queremos subliñar aqueles aspectos máis significativos das celebracións litúrxicas desas datas.
A festa de Pentecoste lémbranos a presenza real do Espírito Santo en nós, por canto a súa presenza fortalece a nosa fe e mantén viva a unión e fraternidade entre todos. O Espírito de Deus mantense en nós desde o bautismo, pero especialmente desde que recibimos o sacramento da confirmación, por iso e moi oportuno recordar nesta ocasión a importancia deste sacramento que, desde antigo na Igrexa, mediante a “imposición de mans” á que máis tarde se engadiu unha unción con óleo perfumado (crisma), nos concede unha forza especial do Espírito Santo para difundir e defender a fe mediante a palabra e as obras, como verdadeiras testemuñas de Cristo, para confesar valentemente o seu nome e para non sentir nunca vergoña da cruz.

É por tanto un sacramento moi importante para que o promovamos entre os nosos mozos e mozas dentro das familias. Ademais completa o conxunto dos sacramentos de iniciación cristiá.

Tamén a celebración da festa da Santísima Trindade e a do Corpo e Sangue de Cristo teñen un significado especial, porque nelas celebramos os grandes misterios da nosa fe: Deus que permanece ao noso carón de xeito providente, coidándonos e amándonos, e Xesús que se converteu en alimento para o camiño é signo evidente de amor fraterno, de servizo e de compartir, incluso o pan de cada día.